viernes, 29 de enero de 2016

esa dolorosa planilla en la puerta del laburo

La crueldad de la ceocracia.
En este caso en el ministerio de Cultura. Te reciben en la puerta con un listado de 480 trabajadores despedidos y con el acompañamiento de la policía Federal como en todas las dependencias.
-¿Cómo te llamás?.
-Vos sí podés.
-Vos no. 

9 comentarios:

Ariel dijo...

Leí por ahí algo muy pertinente: si no hay comunicación fehaciente, hay que insistir entrar o registrar de algún modo la intención de entrar; porque si no hay telegrama, no hay despido y sí puede haber "abandono de tareas".

Carlos G. dijo...

El comentario de Ariel me hace pensar en la intención de despedir con "justa" causa...
De otra forma no logro entender qué es lo que se busca con la crueldad del procedimiento.
¿No alcanza con que una persona pierda su trabajo en tiempos en que todo hace presagiar que le será difícil encontrar otro?
¿Hay que basurearlo, además?
¿Es necesario ser tan miserable?

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Formé parte del gobierno de Alfonsín. Ocupaba una categoría 23 de la Administración Central cuando llegó el presidente peronista Carlos Menem. No esperé a que me despidieran. Me fui solo. Las designaciones "políticas" se declinan sin que haga falta que te pidan el asiento. Es lo que corresponde. Y es lo que manda la dignidad. No se me hubiera ocurrido seguir con un gobierno peronista. En silencio me fui a mi casa y agarré los clasificados. Acá estoy, enterito.

Norberto dijo...

Pero eras categoría 23 y no creo que ninguno de los despedidos tengan esa categoría, ni que sean puestos políticos.
Nunca menos y abrazos

Anónimo dijo...

No sé qué categorías son. Acercá el dato si lo sabés. Pero de cualquier modo, me imagino que en un alto porcentaje será tipos que fueron designados por su identificación política. Como no hay carrera administrativa en Argentina, los nombramientos se hacen con esos criterios (cuando no familiares o de amistad). Entraste por recomendación? Sabés que estás colgado de un piolín. Más si no hubo concurso o selección de ningún tipo. Si quedaste en planta transitoria o sos contratado te tenés que ir. Salvo que te pidan que te quedes. Y además: se digno. Andate a tu casa. Lo puteaste a Macri porque es la derecha y después pataleás como un chico porque te echan? Dejá de joder. Ni hablar de los que sólo aparecían los días de cobro... No entiendo cómo los defienden. O sí entiendo: hay que descontar la moral.

Norberto dijo...

¿Un ingeniero puede tener ideas políticas, los 140 de FM se tienen que ir por dignidad?
Me parece que Melconian hizo estragos en su cerebro, en ninguno de los cambios de estos últimos cincuenta o más años se ha visto algo parecido.
Nunca menos y abrazos

Neomontonero dijo...

Echar a alguien de un cargo no político por sus preferencias -políticas, sindicales, religiosas, etc.- es persecución ideológica. No creo que sea una causa válida de despido.

Pero además, según Página 12, los despidos son indiscriminados: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-291041-2016-01-25.html

Recuerden el ejemplo de esa notera -Mona- que dijo algo tipo: "yo voté por el cambio y ahora me echan. Me la tengo que c.... doblada".

Lo cual no tiene nada de extraño: estos macrudos, en definitiva, reiteran el viejo "achicar el Estado es agrandar la Nación" de Martínez de Hoz. O del Turco.

Esther dijo...

Sí, Carlos G., así de miserables son. Tienen que serlo: para esta gente las personas son cosas y nada más que cosas. Es indignante.
No hay causas válidas para los despidos; si las hubiera, se despide en forma puntual, a quien corresponda despedir y siguiendo un procedimiento claro y llevado adelante con seriedad.
Echar a un trabajador es algo serio, así que si sos serio te lo tomarás con responsabilidad. La premura y la masividad de los despidos indican que, justamente, lo hacen irrresponsablemente.
Aunque, claro, la cosa no pasa por ahí: pasa por dejar sentado que a este gobierno no le interesan los trabajadores. Es una señal para el sector privado. Es una forma de “apretar” en las paritarias. Y, también, hay que prestar atención a que desmantelan determinados programas específicos, que se vacían completa o casi completamente: programas sociales que tienen que ver con la protección de los sectores más vulnerables, programas culturales. Y… también, también… servicios de control y protección a trabajadores (como el que articulaba las medidas de seguridad en Fabricaciones Militares) o al público en general (como el que respondía a las demandas de usuarios que consideraban haber sido afectados por una entidad bancaria).

https://www.youtube.com/watch?v=WEirymOWDlo

https://www.youtube.com/watch?v=NBIvBj1YKm8

Ya vamos en 25 000 despedidos del Estado, más los 30 000 que quedaron sin trabajo por la parálisis de las obras públicas (según datos de la UOCRA). Una de dos: o no consiguen otro trabajo, y entonces, ¿qué será de ellos y/o de sus familias, encima en una época de inflación desatada?, o bien sí consiguen otro trabajo. En este último caso el laburo conseguido implica que hay otra persona que NO accederá a ese puesto de trabajo, o sea, simplemente se trasladará la desocupación de uno a otro.

Y aún no terminó… Seguirán echando trabajadores, tanto el Estado como los privados.

Abrazo,
Esther