viernes, 10 de junio de 2016

adiós al segundo semestre prometido

1) Debido a la devaluación de principios de años y los posteriores incrementos tarifarios, la inflación se aceleró significativamente deteriorando el poder adquisitivo de los salarios). A la caída del salario real se le suma el deterioro laboral (estancamiento del empleo, reducción de horas extras y suspensiones) que profundizó la contracción del ingreso real de las familias, afectando negativamente el consumo.
2) El deterioro de las expectativas sobre el mercado de trabajo, tienden a potenciar la retracción del gasto de los hogares (limitan el consumo a lo mínimo indispensable). Esta menor propensión a comprar bienes y servicios se verifica en el Índice de Confianza del Consumidor elaborado por la Universidad Torcuato Di Tella, que mostró fuertes caídas en mayo (-22,4% i.a.) y en el acumulado del año (-10,4% i.a.).
3) El consumo agregado (privado + público) cayó casi 3% i.a. en el primer trimestre de 2016. Asimismo, los primeros indicadores privados del segundo trimestre indican que la retracción persiste. Por caso, la recaudación tributaria de IVA deflactada por el IPC Ecolatina AMBA, cayó 5,9% i.a. en el primer trimestre y 5,1% i.a. en el bimestre abril-mayo de 2016.
4) Vale destacar además, que salvo contadas excepciones el consumo cayó en casi todos los rubros y canales. Las ventas minoristas relevadas por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) cayeron en mayo 9,2% i.a., acumulando en el año una caída de 5,7% i.a.
5) Según relevamientos de Kantar Worldpanel, el consumo masivo cayó 3% en abril y en los primeros cuatro meses del año. Vale destacar además, que dichos especialistas detectaron que la contracción se explica mayormente por los hogares de menores ingresos. Asimismo, detectaron cambios en el comportamiento de los consumidores: aumentaron las compras bajo promociones, marcas de menor valor, y envases/formatos más económicos.
6) En el caso de los bienes durables el escenario es mixto. En lo que va del año las ventas de electrodomésticos caen 10,1% i.a. (según CAME), el patentamiento de motos retrocede 5% i.a., y la venta de autos usados desciende 11% i.a.
7) Las únicas excepciones son el patentamiento de autos y el mercado inmobiliario. Las ventas de 0 Km acumulan un alza de 5,4% i.a. en los primeros cinco meses del año, mientras que las escrituras treparon en el primer cuatrimestre 15% i.a. en CABA y 8%i.a. en Provincia de Buenos Aires. La reducción del impuesto interno a los autos y la eliminación de las restricciones cambiarias explican los indicadores positivos.
8) La magnitud de la baja del consumo descripta llevó al gobierno a impulsar una serie de medidas para revertir el deterioro. Entre ellas destaca el proyecto de ley que propone, entre otras cuestiones, el reconocimiento de la deuda de la ANSES hacia los jubilados que se encuentren cobrando un haber menor al correspondiente y, por ende, el ajuste del mismo.
9) Las medidas implementadas por el gobierno junto con las paritarias y una inflación más acotada (aunque aún elevada), confían ponerle un piso a la caída del consumo en el segundo semestre del año. Sin embargo, la recuperación podría llegar recién el año entrante.
10) El gobierno ya no tiene un esquema de crecimiento basado exclusivamente en la inversión: ha comenzado a inyectar recursos fiscales en las familias para apuntalar el consumo. Este cambio ayuda a dinamizar la actividad pero implica descuidar el frente fiscal.
11) Informe de la Consultora Ecolatina

6 comentarios:

qwert dijo...

el primer semestre de kirchner se lo banco duhalde, el tuerto asumio comn todo el trabajo sucio hecho por remes lenicov

Fernando dijo...

Ahí salió la versión duhaldista de qwert. Cambia, todo cambia.

Pedro de Nuñez dijo...

qwert, 3 horas para cargar nafta. ¿Te acordás?

Norberto dijo...

Eso de inyectar recursos a las familias es con seguridad la versión Macri Friendly del Employee de la Embajada, no en vano Marco Lavagna, Ecolatina, es diputado del FR.
Todos sabemos que por cada 15 o 20 que sacan a todos le dan 1 a algunos, es como el chiste de cómo contribuían con la iglesia, Dios, tiraban los billetes al aire, los que lograba agarrar Dios eran para Él, el resto se los quedaba el que los tiraba.
Con los indicadores al día de hoy, no tienen recuperación de la actividad antes de un año desde hoy, y eso con suerte, cuando en una economía de libre mercado sembrás desconfianza, no hay forma de recuperarla rápido.
Yo vi cómo se había retraído el consumo en la España de Felipillo por los contratos de trabajo basura de Caro Figueroa, ¿lo recuerdan cuando?, cuando pierden las elecciones contra nada menos que Asnar, empresarios y trabajadores deciden excluir al Gobierno de las negociaciones y dejar de lado ese tipo de contratos que no generaban confianza, resultado de ello la economía española empieza a remontar, que después derive en burbuja, es más el problema de las derivativas del 2007 que de los propios españoles.
Nunca menos y abrazos

jose ruben sentis dijo...

Es significativo también el dato que Ecolatina sea de Marco Lavgna. Gracias Norberto por recordarlo.

Tilo dijo...

Antes que cualquier otra cosa, esta buena gente considera que los salarios en dólares de los argentinos los hacían poco competitivos. Según la óptica neoliberal, conservadora, gorila o antipopular, como más les guste, un haber "competitivo" es aquél que se obtiene rebajando, achicando, "sincerando" el sueldo que ganabas al 27/10/2015, cuando aún Prat Gay no había gasificado que el valor real del dólar YA ERA DE $ 15.00 y que proceder a una devaluación no iba a implicar un incremento en la inflación, ¿te acordás?

De manera que en el extraño caso en que se produjera un repunte de andá a saber qué tipo de actividad - ya que no creo que las pymes o cooperativas vuelvan a despegar con esta lacra - no se experimentarà mejora alguna en la depresión salarial. Una vez alcanzado un desempleo de alrededor del 15%, se podrá contar con trabajos, pero con sueldos menores, más "competitivos", con lo cual se habrá logrado el fin de la mentira en la cual estuvimos viviendo durante los últimos doce años. Todo se achicará, menos el negocio de los exportadores que, como bien sabemos, NO DERRAMA UN BLEDO. Más bien, las utilidades de ese sector como así también las de los servicios, especialmente los bancarios, seguirá en aumento aunque su destino final NO SERÁ la reinversión en el país para crear TRABAJO DE CALIDAD, sino las eternas guaridas fiscales de las cuales no deberá hablarse a riesgo de que te multen o te metan en cana. No por otra cosa tenemos en la UIF, precisamente, a los ex-defensores de caracterizados evasores.

Va a estar linda la Argentina.