sábado, 6 de agosto de 2016

las encuestas del gobierno y la realidad

En una nota de hoy en La Nación, Francisco Olivera enfoca en una reunión de gabinete que "para intentar tranquilizarlos, Marco Peña les muestra a algunos de ellos encuestas de la semana pasada. Dicen, por ejemplo, que el 63% de la población todavía respalda al Gobierno y que con la franja kirchnerista no hay mucho que hacer: toda medida oficial será tomada allí como negativa. El sector que adhiere, en cambio, coincide en tres aspectos: 1) está económicamente peor que antes, 2) cree que las medidas tomadas eran inevitables y 3) supone que dentro de un año estará mejor".
Y refuerza el concepto el autor de la nota sosteniendo que "Son los motivos de la confianza de Macri".
Ahí está el secreto del panorama político y la relación de fuerzas en la sociedad: las expectativas de la gente y la responsabilidad en el imaginario colectivo de la Pesada Herencia Recibida, que sostienen a un gobierno que sabe a quiénes representa pero con poca capacidad técnica y política de ejecución.
A estas encuestas que muestra Peña se les contradicen otras que han estado tomando difusión esta semana (entre otros Management Fit, Ricardo Rouvier, Hugo Haime y Carlos Fara) con clara caída de la imagen del Macri, de su gobierno y de las esperanzas en la gestión. 
Es un momento de inflexión. Lo negativo ha comenzado a tomar el humor social pero el conjunto de la oposición, en sus grandes rasgos, parece que no estaría tomando nota.

5 comentarios:

Silvi dijo...

CREO QUE LOS PORCENTAJES NO SON LOS CORRECTOS,,,, PERO SUPONIENDO QUE ASI FUERA, ANALICEMOS LOS TRES ASPECTOS MENCIONADOS: EL PUNTO 1: NO LO PUEDEN SOSTENER POR MUCHO TIEMPO, EL PUNTO 2: NO LO PUEDEN SOSTENER POR MUCHO TIEMPO,. EL PUNTO 3: NO LO PUEDEN SOSTENER POR MUCHO TIEMPO. EN SINTESIS, ESTOS TIPOS NO SE PODRAN SOSTENER POR MUCHO TIEMPO,,,

Ricardo G dijo...

Buenísimo Silvi!!!!

Ricardo G dijo...

Buenísimo Silvi!!!!

Anónimo dijo...

no me quedo en claro el punto 2
fernandobbca

Juan Guillermo Cocina dijo...

Es así. El tilingaje le da una año de gracia al CEOfascismo para que le mejore la vida y le posibilite comprar dólares. Y para comprobarlo no hace falta más que escuchar al gran vocero del boludaje biempensante argentino llamado Ricardo Darín, quien hace poco dijo que no cree que "el gobierno haga las cosas mal a propósito" y que les da un año como para ver qué hacen. Un pelotudo atómico ¿verdad?

En definitiva, el fin de esta historia es muy previsible.