miércoles, 13 de enero de 2016

fuego amigo

El jueves a la mañana se supo que los célebres prófugos que eran buscados tras huir del penal de General Alvear estaban en Santa Fe y se habían tiroteado con fuerzas federales a la altura de San Carlos. Siempre se habló de dos tiroteos
El primero fue en el que Schillaci hirió en un hombro a un gendarme tras darle la voz de alto. Los delincuentes iban fuertemente armados y vestidos con uniformes parecidos a los de la policía bonaerense. 
El segundo tiroteo se produjo inmediatamente después de esa escaramuza y más cerca del pueblo de Gessler. La versión oficial señaló que en un intercambio de disparos con los prófugos, otro gendarme había sufrido heridas graves. Ayer se confirmó que este agente federal resultó herido por una equivocación, cuando las fuerzas federales se dispararon entre sí en medio de una gran confusión. Un elemento clave para entender hasta qué punto llegó el desconcierto y la falta de coordinación de las distintas tropas intervenientes en el gran operativo.
El equipo que no es. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Fuego amigo es poco para adjetivar esta locura y desastre. No nos olvidemos de la borracha mandando a un equipo de gendarmes a los pedos por la ruta para reprimir en el norte muertos en un accidente durante el alocado viaje de la forma mas estúpida e indignante. Policias desobedeciendo a la justicia vaciando instituciones a punta de fusil por orden de estos crápulas, estos mismos que le decían "napoleona" a CFK. Borda, Indoamericano, el fuego amigo de Iron Mountain, asistimos a un espectáculo dantesco en toda la dimensión de la metáfora.

Dormidano dijo...

Estos palurdos principiantes piensan que van a poder domar a la bestia mediante marketing y declaraciones altisonantes.
Ahora veremos una escalada feroz por el movimiento no calculado de descabezar a la federal. Detrás de cada fuerza de seguridad hay un esquema de negocios y ese esquema de negocios no se toca sin consecuencias.
Pero estos idiotas ni siquiera saben con lo que lidian.

ram dijo...

Bueno, es elemental que un "equipo" eficaz y muy adiestrado en la captura de vueltos, comisiones y negocios a medida no va a tener el mismo desempeño si se los pone a jugar a los soldaditos, a policías y ladrones, "zapatero a tus zapatos" diría mi abuelo.
En fin, somos muy pretenciosos con las maravillas amarillas, más que pretenciosos, ilusos, digamos.