miércoles, 20 de enero de 2016

parece que en las economías regionales vive gente

Con la devaluación que hizo este Gobierno, los trabajadores ya perdimos el 40 por ciento del salario” dijo Lucio Quilpatay, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Manipuleo, Empaque y Expedición de Frutas Frescas y Hortalizas de Cuyo, quien señaló que “en la actualidad hay unas 4 mil personas trabajando en el ajo y la fruta”.
En este sentido dijo que todos los empresarios están contentos con este gobierno porque “subió el valor del dólar y exportar les está siendo muy provechoso”. Además, “subieron los precios de todas las verduras y las frutas”.
Hablando de ganadores y perdedores en estas primeras semana de la gestión Macri.


5 comentarios:

Mariano T. dijo...

Sin la suba del dolar, éstos eran boleta. Boleta mal.
Todavía hay imbéciles diciendo que perdieron el 40% de su poder adquisitivo por 3 o 4 puntos de inflación de diferencia?

Nardo. dijo...

Si, todavía hay trabajadores que son imbéciles y se quejan porque perdieron el 40 por ciento de su salario. No aprenden más a agachar la cabeza y dejar que los exploten tranquilos. Gente ignorante estos negros...

Tuitero dijo...

Repito. Que haya sojeros, empresarios, multinacionales, banqueros, países centrales, defendiendo el ajuste es lógico. Es para ellos.

pincha carioca dijo...

Cada vez que abro los comentarios me encuentro con Marianote, el mayusculo y qwet (Alcides debe estar al pedo). Muchachos, no deberían estar usufructuando los beneficios del gobierno de la alegría en la playa, en las sierras o en la montaña? Aparentemente no, hay mucho que esforzarse para defender lo que nosotros no conseguimos ver como evidente de las ventajas del gobierno PRO.

marcelo ignacio dijo...

Sin la suba del dolar, los empresarios eran boleta. Pero con la suba del dólar, los empresarios ganan más guita, los empleados ganan menos. Es lo que dice el entrevistado, es lo que dice José Rubén.
No es lo que dice Marianote, porque para él no importa; los empleados no importan, sólo los empresarios. Para él, la Argentina está formada por un no sé, ponele 5%, 10% de tipos que importan y un 90-95% de variables de ajuste.