martes, 12 de enero de 2016

vigencia de los parecidos

Primero se llevaron a los judíos, 
pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas, 
pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros, 
pero como yo no era obrero tampoco me importó.
Más tarde se llevaron a los intelectuales, 
pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas, 
pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde. 
A nadie le importa. 

Algunos se lo adjudican a Beltrolt Brecht pero es una reflexión del pastor y teólogo alemán Martin Niemöller en aquellos años nazis. En tiempos de nuestra última dictadura se decía "en algo andarán" a los que se llevaban para ser torturados y desaparecidos, como justificación a la inacción solidaria. 
Cuando sectores de la sociedad, por mezquindades o cobardías, también son responsables.

5 comentarios:

Juan Guillermo Cocina dijo...

El credo del pequebú: "Todo pasa"

Al César lo que es del César dijo...

Jajaja...hoy vienen por VHM? Si está firme en Radio Nacional con un programa ladrillo... Cuando vinieron por Juan Micelli no los escuché recitar a Brecht.

Victor dijo...

No es de Brecht, César... Informate y lee bien..

Mariano T. dijo...

Los que aplaudían cuando docenas de periodistas fueron echados como perros, ahora hace escándalo por uno, que va a conseguir otro medio enseguida.

Neomontonero dijo...

Cómo se nota la envidia que le tienen a Víctor Hugo, estos Macrudos.