viernes, 3 de junio de 2016

aporte de macri a la campaña #NiUnaMenos

Muaricio Macri, Juliana Awada y Gabriel Conde, colaborador financiero en campañas del PRO, en el prostíbulo Mix, en Cancún.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué buena está la Awada! Un poco de lozanía después de tanta vieja garronuda y malhumorada.

Fany dijo...

Vos decía que Awada está bien en ese prostíbulo, anónimo. Me parece que se te va la mano justo hoy en la campaña de Ni una menos.

Juan Guillermo Cocina dijo...

Un maniquí tiene más personalidad que la Aguada.

Anónimo dijo...

Cocina: a vos no te gustan las mujeres

Diego, de Balvanera dijo...

Si el más grande prostibulario del país es Zaffaroni!! No se hagan los boludos.

Tanita dijo...

¿Qué hacían Macri y sra. en un prostíbulo de Cancún?. Fea señal.

Bonazo dijo...

En la foto Macri y su esposa Juliana Awada (denunciada por talleres esclavos) aparecen dentro de un cabaret de Martins en México, más precisamente en Cancún en el prostíbulo “Mix” también sede de operaciones de “Los Zetas”. El hombre sentado a la derecha del jefe de Gobierno es nada menos que Gabriel Conde, procesado y prófugo de la justicia por regentear a fines de la década del ’90 el prostíbulo Shampoo donde explotaban mujeres traficadas de Brasil y República Dominicana. Gabriel es el hijo de Luis Conde, quien creó Shampoo y fue un reconocido dirigente del club Boca Juniors. Luis llegó a la vicepresidencia de Boca y fue aliado de Mauricio Macri para que éste obtuviese la presidencia del club xeneize.

Juan Guillermo Cocina dijo...

Bueno, ahí está explicitada en el comentario del anónimo de las 17:43, toda la misoginia propia del fascista siniestro votante de Macri.

Las mujeres, para ser aceptadas por el misógino, deben ser como la Aguada: deben sonreír todo el tiempo y su única habilidad debe consistir en ser lindas y no abrir la boca jamás. Deben ser como un maniquí sin ideas propias, sin personalidad.

Cuando aparece una Cristina, una mujer con todas las letras, con ideas, con militancia, con coraje, dueña de una inteligencia profunda, etc. aparecen las típicas descalificaciones de siempre: histérica, malhumorada, loca, etc.

El misógino le niega el status de ser humano a la mujer. Para él, la mujer no debe ser más que una mascota, un adorno a ser exhibido.

Juan Guillermo Cocina dijo...

Al contrario, a mi me gustan mucho las mujeres, 17:58.

A vos te gustan el culo, las tetas, o, en el mejor de los casos, la cara del cuerpo de una mujer. Pero la mujer como tal, en su totalidad, no te gusta. Eso porque sos un misógino.